Año nuevo, vida nueva.

El ser humano a través de la observación, concientización y experimentación del transcurrir del tiempo, logró precisar, medir y cuantificar los distintos movimientos y momentos que la Tierra, la naturaleza y el ser mismo experimentaban dentro del Universo.  No fue fácil llegar a comprender los movimientos cósmicos, se requirió de mucha paciencia, disciplina, perseverancia y constancia. Imaginemos a esos hombres y mujeres de antaño, casi volviéndose en cielo por tanto contemplar, medir y registrar cada momento que impregnaba el sol, la luna, los planetas y los demás seres estelares de manera clara y contundente en el crecer, existir de la naturaleza y en los paisajes celestes.  El asombro fue un elemento clave e inspiración para generarse miles de preguntas que buscaban ser respondidas y como resultado fueron emergiendo los calendarios. Todo en el universo de cierta manera esta acomodado ordenadamente, de lo contrario el caos no dejaría nacer ni crecer nada.    

Así es como surge el entendimiento de la existencia de los años, más que años son ciclos, ritmos y movimientos que se repiten de manera constante.  Muchas culturas lograron percatarse de ello y fueron creando sus propios calendarios.  Una de las culturas más antiguas de las que se tiene registro (hace 4 mil años) que empezó a celebrar el año nuevo, fue la antigua Babilonia (ahora Irak), solo que lo celebrara en el mes de marzo asociado con el inicio de la primavera, es decir que los ciclos agrícolas eran muy importantes para entender los ciclos. Por ejemplo en México la cultura Totonaca celebra su año nuevo el 6 de enero, que es cuando inicia para ellos su primer ciclo agrícola.  Para la tradición ancestral Mexica inicia el año dentro del mes de marzo, el día y la hora y el nombre del año va rotando de acuerdo a la cuenta de los días marcados en el Tonapohualli.  Para los Mayas el año nuevo es el 26 de julio que es el día del no tiempo. México tiene una riqueza calendárica profunda, puesto que siempre las culturas ancestrales buscaban las alienaciones cósmicas y los momentos propicios para lograr el esplendor en los cultivos. También podemos aprender de la tradición Judía, quienes tienen un calendario lunisolar y desacuerdo a las lunaciones se va determinando el año nuevo, el cual inicia en el día que sucedió con la Génesis del mundo.

Gran parte del mundo esta regido por el calendario gregoriano, y fue el  Papa Gregorio XIII  en 1582 quien estableció que el 1 de enero es el inicio de año nuevo. Lo importante de esto es entender que todos formamos parte de un orden superior que va rigiendo los distintos momentos de coexistencia y esto nos ayuda a medirnos en el espacio y tiempo que el universo va creando.

A todos nos motiva la idea de la renovación, el poder comenzar una nueva vida, el poder desear y esperar que en este nuevo ciclo todos esos propósitos logren ser concretados con victoria. A todos nos gusta tener una nueva oportunidad para seguir avanzando y compartir la vida con los seres queridos. A todos nos mueve el Año Nuevo, porque está en nuestras células la sabiduría de los ciclos, incluso ellas mismas viven de manera cíclica. Somos parte del Universo y el Universo está vivo, se mueve y mantiene una cadencia constante desde hace miles de millones de años. Estamos hechos de ciclos y lo que siempre deseamos es que esta nueva oportunidad de experimentar un nuevo año, vayamos evolucionando hacia un bien cada vez mayor.

Feliz Año Nuevo 2020 y que todos los más bellos y sublimes deseos de la humanidad se vuelvan realidad.

ENTRADAS RECIENTES

Conexión digital frente al contacto humano.

Conexión digital frente al contacto humano.

La conexión digital se ha vuelto más que imprescindible en nuestras vidas.  La nueva era digital esta evolucionando demasiado rápido a raíz de la pandemia.  El “homo sapiens”, está migrando al “homo videns”, tal  como lo había previsto el politólogo italiano Giovanni...

“Que tu alimento sea tu medicina”.

“Que tu alimento sea tu medicina”.

La buena alimentación. “Que tu alimento sea tu medicina”. -Hipócrates- Siempre ha sido un reto para el ser humano saberse alimentar sana y equilibradamente, quizás porque no hemos generado aún una profunda cultura del cuidado del cuerpo, y también porque se han puesto...

Negociemos con el miedo.

Negociemos con el miedo.

Negociemos con el miedo. En estos tiempos tan complejos que estamos viviendo como humanidad, el miedo es una de las emociones que más se esta presentando entre nosotros. Las malas noticias difundidas en los diversos medios de comunicación sobre diferentes temas...

CATEGORÍAS

MATERNAL Y PREESCOLAR

PRIMARIA

SECUNDARIA

Share This
Abrir chat